© Comunidad de Madrid. Fondo documental de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y sostenibilidad
Cerrar ventana
madrid.org - Comunidad de Madrid
GUÍA DE AVES - Aves pequeñas - Curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala)
Volver
Los machos tienen la cabeza negra en contraste con el color blanco de la garganta y parte inferior de los carrillos. La espalda y el dorso son de un tono gris pizarra o ceniza oscuro con un ligero tinte pardusco que contrasta con el pecho y el vientre blancos. La cola es muy oscura, casi negra, con la pareja exterior de rectrices blanca. El pico es negro con la base de la mandíbula inferior más clara. Los tarsos y los pies son de color carne. Tiene el iris castaño enmarcado por un anillo orbital rojizo en los adultos y pardo rosado en los jóvenes. Las hembras son mucho más apagadas, tienen la cabeza del mismo color pardo grisáceo que el resto de las partes superiores, y la garganta y el vientre blancos, siendo las rectrices exteriores de la cola más grisáceas. Se alimenta principalmente de insectos, pequeños moluscos y diferentes frutos. Los dos padres construyen el nido, un pequeño cuenco de hojas y ramitas, cubierto de hojas secas, pelos y plumas que colocan entre un arbusto. La puesta es de 3 a 4 huevos verde claro, que son incubados, unos 14 días, y alimentados, por ambos padres. Ocupa formaciones de jarales, coscojares, lentiscares, etc. También puede encontrarse en dehesas, pinares, bosques de ribera e, incluso, huertas y jardines.
Curruca cabecinegra

© 2011 Sendas de Madrid. Aviso legal. Desarrollo web: IRANON

Información Ambiental Comunidad de Madrid: 901 525 525